El iPhone 5s lo peta

25 septiembre, 2013 por UsuarioArráez

El nuevo iPhone 5s, con la ‘s’ minúscula y las ventas mayúsculas.

Lo sé, el titular de esta entrada no es muy ortodoxo, pero es que en ocasiones me sale la vena barriobajera que llevo dentro. ¡Qué le voy a hacer…!

Como muchos ya sabéis, y si no os lo cuento ahora, el último iPhone, el 5s –en cuya presentación estuve presente y os conté aquí, aquí, y por la radio aquí– fue un pequeño bluff para la mayoría de analistas de este planeta, pero no para todos. Hay por ahí algún loco sin ningún conocimiento racional que se atrevió a decir que el iPhone 5s era un teléfono impresionante.

Y hay que ver si ha impresionado.

«Apple reinventa el teléfono» fue el lema del primer iPhone, que salió al mercado el 9 de enero de 2007

Si echamos la vista atrás nos encontramos con que Apple presentó su primer iPhone el 9 de enero de 2007. Un gran día para todos. Creedme. No porque se presentara un nuevo telefonillo, sino porque un nuevo Mesías, en forma de teléfono con pantalla táctil, se tornaba corpóreo ante nuestros ojos. Recuerdo el eslogan de la compañía para tamaño evento: «Apple reinventa el teléfono». Y vaya que si lo hicieron. Por un momento deja de leer este artículo, gira tu cabeza y mira hacia tu teléfono. ¿Qué ves? Puede que sea un iPhone o puede que no. Pero hay un 80% de probabilidades de que sea un smartphone. Al menos ese es el porcentaje de españoles que llevan uno en sus bolsillos.

A ese primer iPhone le siguió el modelo 3G, del que se vendieron un millón de unidades durante el primer fin de semana. Una buena cantidad si tenemos en cuenta que era el año 2008. Aquel iPhone 3G salió a la venta desde el principio en 21 países, entre ellos el nuestro, y tuvo un estreno descomunal. El propio Steve Jobs se encargó de anunciar en persona que «tardamos 74 días en vender el primer millón de iPhones del modelo original». Desde aquel fin de semana de julio de 2008, las cifras de ventas del iPhone se iban a contabilizar por millones.

A partir de ese año, cada nuevo iPhone que se presentaba era acompañado por unas voraces críticas por gran parte de la prensa especializada –normalmente por una supuesta falta de innovación en el terminal– y respondida inmediatamente por unas cifras de ventas aplastantes. En 2009, el iPhone 3GS superaba el millón de ventas en tres días. En 2010, el iPhone 4 vendía 1,7 millones en un fin de semana. Y la cosa no había hecho más que empezar…

El iPhone 4S dejó en estado de shock a toda la industria: 4 millones vendidos en tres días

El punto de inflexión se produce en 2011. La presentación del iPhone 4S fue un golpe en el estómago a toda la industria. Las continuas críticas de competencia, analistas e inversores tras la presentación aquel 4 de octubre fueron inmediatamente respondidas por los usuarios. Y es que en las primeras 24 horas tras su anuncio, la compañía recibió más de un millón de reservas del nuevo dispositivo. El sector quedaba en estado de shock. Los dispositivos Android eran más, eran mejores en muchos casos, pero seguían sin tener el tirón de los productos de Apple. Las cifras de ventas obtenidas apenas dos semanas después, fueron apabullantes: 4 millones de iPhones 4S vendidos en tres días.

A partir de ahí, todo ha ido como la seda, suave, sin sobresaltos para Apple. Una balsa de aceite. Apple ha seguido con su ya tradicional presentación anual del teléfono de turno. Un año producto con número, y al siguiente, con número y ‘S’. El pasado año tocaba iPhone nuevo, diferente, con número. Y llegó el iPhone 5. Más fino, con más pantalla –en todos los sentidos–, más bonito y delgado. En plena vorágine de phablets –esos artilugios mitad móvil, mitad tableta, con enormes pantallas y muchas posibilidades–, Apple de nuevo iba contracorriente y presentaba un smartphone de tamaño más o menos comedido. Y volvían a superarse en ventas: cinco millones en el primer fin de semana. El número era mágico.

El Nokia Lumia 1020, un móvil que es más cámara que teléfono.

Pero este año la cosa era distinta. Nunca había tenido una competencia tan difícil y feroz. Si miramos por ahí nos damos cuenta de que hay muy buenos smartphones en el mercado. Nokia, HTC, Samsung, LG, BlackBerry –sí, BlackBerry– tienen terminales que podían ser competencia para cualquier nuevo iPhone que Apple pudiera presentar. Al fin y al cabo este año tocaba una ‘S’, un terminal con poca innovación. Si a esto le añadimos que, por primera vez en los últimos tres años, Apple no daba cifras de reservas, la cosa pintaba mal. Los más sesudos analistas se apresuraron en avanzar la caída del imperio de la manzana. Un teléfono sin innovación, en dura competencia con teléfonos muy superiores… El apocalipsis de Apple estaba a la vuelta de la esquina.

El nuevo iPhone 5S rebosa innovación por todas partes, pese a lo que muchos digan o piensen. Pero de eso hablaremos otro día…

El iPhone 5S es, posiblemente el más innovador de todos los iPhones presentados hasta ahora. Bueno, después del primero. Y Apple, una vez más, ha jugado sus cartas como nadie: han introducido regiones como China, Japón o Singapur por primera vez entre los que iban a recibir el nuevo iPhone antes que nadie. Junto con EE UU, los principales países europeos –España, como ya se sabe, no es un país ‘principal’– y Australia, el selecto grupo se ha tirado de cabeza a por el nuevo gadget del momento. Y las cifras han hecho saltar la banca: 9 millones de iPhones vendidos en tres días.

La cifra, además de romper la tendencia numérica de los últimos años –el iPhone 4, cuatro millones; el 5, cinco millones…– ha demostrado que el consumidor quiere iPhones. Al usuario –me encanta esta palabra ;)– le da igual si las acciones bajan, si los analistas dicen que el teléfono es una castaña o si vas a tener que hipotecar tu casa para comprarlo. El usuario quiere un teléfono sencillo, fácil de usar, que no dé problemas, que dure muchos años y que con cada nuevo sistema operativo se te actualice como si tuvieras uno nuevo.

Y cuando hablo del «usuario» hablo del término genérico, de vosotros, no del Usuario que escribe esto…

O tal vez sí.

 

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.