Formación: empezando una nueva era

4 febrero, 2019 por UsuarioArráez
Invitación para el primer taller sobre formación
Invitación para mi primer taller formativo. Será el 15 de febrero en el Melià Palma Marina

Durante años, cada vez que terminaba la cobertura de un evento escuchaba la misma frase: «¿Cómo eres capaz de hacer tantas cosas a la vez?». Y ahora ha llegado el momento de explicar cómo lo hacía, cómo era capaz de hacer más trabajando menos. Empieza una nueva era, la de ayudar a otros a ser más productivos. Y esa ayuda se llama «Formación»

Lo bueno de haber sido desde muy pequeño un enfermo de la tecnología es que cuando lo digital lo invade todo, tienes la suerte de haberte mamado toda esa evolución tecnológica. La misma evolución que nos ha llevado hasta donde estamos. Esas ansias que yo tenía por saber más, por enterarme de todo lo que iba pasando en el mundo tecnológico, hacía que estuviera ávido por aprender cosas nuevas. Y a día de hoy sigo igual. Me encanta manejarme con herramientas digitales, aprovecharlas al máximo para ser capaz de hacer más cada día. Probar cosas nuevas. Y así ha sido como me he dicho, ¿por qué no enseñarle a la gente todo lo que sé? ¿Qué tal se me daría eso de formar al personal en competencias digitales? Lo podemos llamar formación, pero yo prefiero etiquetarlo como «ayudar a los demás».

Pese a que mi querida esposa –entre otros– lleva años diciéndomelo, soy uno de esos tipos que nunca se acaban de creer los cumplidos. Imagino que aquello de «El halago debilita»José María García dixit–, caló en mí cuando era un mozalbete. «¿Formación? Eso no es para mí» me decía una y otra vez, pese a que más de un profesor me decía lo contrario.

Los años iban pasando inexorables. A las habituales coberturas para los periódicos de papel en los que publicaba se le añadieron otras tantas para sus versiones digitales. Luego llegarían las redes sociales. Cada vez más redes sociales. Y, o me organizaba mejor o iba a morir en el intento. Y así me puse a investigar la mejor forma de hacer más con menos.

Aquellas primeras coberturas puramente analógicas de principios de siglo se convirtieron con el paso del tiempo en algo radicalmente distinto. Se transformaron en un sinvivir. Las jornadas en eventos como el Mobile World Congress eran interminables. Empezaban siempre a las 06:00 de la mañana, pero nunca sabías cuándo iban a terminar. Y la gente me seguía preguntando: “¿Cómo eres capaz de hacer todo lo que haces?”. Y lo cierto es que no me parecía demasiado difícil. No era para tanto. Quizás es que lo de aprovechar al máximo la tecnología es algo natural en mí. Pero lo mejor es que cuando ayudaba a todo el que me lo solicitaba, ¡lo entendían a la primera! Y la gente aprendía, de forma fácil y amena. Igual lo de la formación sí se me iba a dar bien después de todo.

En 2016 ocurrieron dos hitos que marcaron lo que está a punto de arrancar en tan solo unos días: enseñar a la gente a ser más productiva, a través de talleres de formación, para que mejoren sus competencias digitales. Se trata de ser más productivos aprovechando todo lo que la tecnología nos ofrece.

Como decía, aquel año realicé la más completa cobertura del Mobile World Congress que jamás había hecho. A las crónicas diarias para el papel y los digitales, les añadí varios reportajes – también diarios– sobre curiosidades del congreso. A esto le añadí una cobertura en directo durante todo el día a través de redes sociales –Twitter, Facebook e Instagram–. Y de remate un vídeo diario. Bueno, en esto último reconozco que conté con la ayuda del amigo Ceresuela, que me hizo las veces de cámara durante el evento, y de Oriol, que fue mi particular Spielberg. Y todo eso lo conseguí gracias al uso de herramientas tecnológicas –de hardware y de software– que me facilitaron todas mis tareas. Y explicar cómo lo hice me ha llevado a lo que hoy nos ocupa: la formación.

Uno de los vídeos que realicé durante el Mobile World Congress 2016

El segundo hito que ocurrió en 2016 y que nos ha traído hasta aquí fue fruto de la casualidad. Aquel año conocí a una persona que me ha ido empujando casi a patadas para llegar hasta el día de hoy. Esa persona se llama Eva Añón. Coincidí por primera vez con ese torbellino de la naturaleza de perenne sonrisa en un evento sobre coches. Sí, has leído bien. Coches. Eva es smartera casi de nacimiento. Y como por aquel entonces yo escribía también de motor –ya veis, valgo pa tó–, nuestros caminos se cruzaron entre ruedas y gasolina. Y aquello fue amor a primera vista. Pero que nadie se malpiense, amor por hacer cosas nuevas y diferentes.

Durante los siguientes años Eva y yo coincidimos en diferentes eventos formativos, normalmente sobre marketing digital. Y como dicen que «el roce hace el cariño», era cuestión de tiempo que nos liáramos la manta a la cabeza. Así ha sido como, poco a poco, nos hemos ido preparando para el pistoletazo de salida de una sociedad que seguro dará mucho que hablar.

Este año ha nacido el duo Arráez&Añón. Así, en riguroso orden alfabético y sin analgésicos. Y vamos a realizar nuestro primer taller en formación sobre competencias digitales. Será el próximo día 15 de febrero a las 19:30 horas. Para empezar debo deciros que lo vamos a hacer en un marco incomparable: el hotel Melià Palma Marina. Y no puedo más que aplaudir a rabiar la implicación de Melià en este proyecto. Cuando empiezas algo nuevo es fundamental que te ayuden, y los amigos de Melià lo están poniendo todo por su parte para que esta serie de talleres sean todo un éxito. Y hasta los hemos bautizado. Se llamarán «Encuentros Tech»

La intención de esta primera formación del día 15 no es, ni mucho menos, convertir a los asistentes en gurús de las nuevas tecnologías. Se trata simplemente de echar un cable a todo el que a diario brega con ese dispositivo llamado smartphone, y que a menudo nos supera. Les vamos a ayudar a lidiar con los problemas de memoria, el almacenamiento, la seguridad y un montón más de cosas.

Ya hemos lanzado una web para inscribirse y poder asistir al taller, que por cierto, es gratuito. Somos así de majos. Después de la formación habrá un afterwork, que es uno de esos palabros de moda que suenan la mar de modernos. Pero entre tú y yo, siendo viernes y estando en uno de los mejores hoteles de Mallorca, lo que habrá será un copazo de toda la vida y algún pincho. Aunque eso no será gratis, que el presupuesto no da para tanto.

P.D: Hay que joderse. Cómo somos en este país. Empiezas hablando de formación y terminas con los pinchos y las copas… No tenemos remedio.

Actualización: Me dice el amigo Carlos Lluch que no he puesto el enlace para registrarse. Ya sabéis, los nervios del directo. Así que aquí os lo dejo.

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.