Necesito vacaciones… otra vez

4 octubre, 2013 por UsuarioArráez

Cuatro ordenadores y unas vacaciones. Mal negocio…

No ha hecho más que terminar la época del año más querida y necesitada por todos, y con esos días de descanso todavía en la retina, llega el momento de reflexionar sobre aquello en lo que se está convirtiendo nuestra vida: en una absoluta dependencia digital. Incluso en vacaciones.

Y es que, querido amigo, nos hemos vuelto esclavos de nuestros gadgets. Lo sé, unos más que otros, pero somos esclavos. Es la tiranía de la electrónica, el despotismo del wifi, la imperiosa necesidad del Whatsapp y del Twitter. Maldito muro de Facebook, que todo lo puede…

Por Dios, que no se nos olviden los cargadores en casa. Por Dios, eso no.

Da igual cómo lo quieras llamar, pero cada vez se hace más difícil desconectar. Cuando empiezas a preparar la maleta, lo primero en lo que piensas es en el portátil –o en los portátiles–, el iPad, el smartphone, los auriculares, el disco duro con las películas y las series, la PS Vita de los críos… Y los cargadores. Por Dios, que no se nos olviden los cargadores. ¿Hay algo más duro que llegar a tu destino vacacional y darte cuenta de que el cargados del móvil fue injustamente olvidado en casa? Solo, abandonado a su suerte, sin su media naranja a la que conectarse cada día para insuflarle vida de nuevo. Es una tragedia tan grande que el mismísimo Otelo queda ensombrecido ante tal calamidad.

Ya no nos preocupa la toalla de playa, la sombrilla, la gorra o el bronceador. Los rayos de sol han sido sustituidos por la señal wifi del Starbucks de turno. Las cristalinas aguas de ese paraíso mediterráneo nos importan menos que los últimos retuits que nos han hecho. El muro de nuestro Facebook ha acabado con el chiringuito playero, la paella y la sangría.

Ya no buscamos ocio nocturno. Buscamos ocio electrónico.

Lo primero que miramos al buscar un hotel no es si está más o menos cerca de la playa. lo primero que miramos es si tiene wifi. Y si es gratis, la suerte está echada. Ya no buscamos ocio nocturno. Buscamos ocio electrónico. La desesperación digital nos lleva a comer en el McDonald’s para poder así meternos en vena nuestra necesaria dosis de wifi gratuito. Adiós restaurante de moda. Nunca más, chiringuito playero. Y si estás leyendo este blog, probablemente te sientas identificado porque te gusta la tecnología y eres de esos que no pueden vivir sin mirar su móvil cada pocos minutos. Estamos enganchados, somos unos adictos a esas mágicas lucecitas, nos embriagan sus sonidos cual cantos de sirena.

El descanso ahora es diferente, y ya no se encuentra en una paradisíaca playa o en una tranquila montaña. El descanso ahora está en poder tener al día tus cuentas de email, tu timeline de Twitter y tu muro de Facebook. Por fin vas a poder poner al día las fotos que se van acumulando en tu ordenador sin orden ni concierto. El caos musical existente en tu portátil va a pasar a mejor vida y finalmente podrás responder esos incómodos emails que llevas retrasando durante meses.

¡Ay, benditas vacaciones! ¡Cuánto las vuelvo a necesitar!

2 pensamientos en “Necesito vacaciones… otra vez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *