Fortnite, WhatsApp y RRSS en jóvenes

27 marzo, 2019 por UsuarioArráez
fortnite whatsapp y redes sociales en los jovenes

Cuando se trata del Fortnite, el WhatsApp y las redes sociales en los jóvenes, los progenitores están perdidos. Conviene pues explicar cuáles son los límites, el funcionamiento y la gestión para los padres.

Tras nuestro primer #EncuentrosTechEva Añón y yo empezamos a darle vueltas al coco. ¿Sobre qué tema puede tratar en el segundo taller? Nuestra primera incursión conjunta en las formaciones no había ido del todo mal. 40 asistentes era un número que nos satisfacía, pero queríamos intentar superar esa cifra. Aunque solo fuera un poco. El tema debía ser interesante. Tanto como el videojuego de moda (Fortnite), la aplicación de moda (WhatsApp) y el tema digital de moda (las redes sociales).

En los últimos tiempos he visto, desde mi posición de periodista en permanente contacto con la tecnología, cómo ha ido creciendo la preocupación de los padres por el uso –y abuso– de los jóvenes de sus dispositivos electrónicos. Plataformas como WhatsApp, la proliferación de las redes sociales y videojuegos rompedores como Fortnite no han hecho más que acrecentar esa preocupación. Y si bien es cierto que esa preocupación está justificada en muchas ocasiones, no tiene razón de ser en muchas otras. Pero en cualquier caso la preocupación existe.

Los #EncuentrosTech se crearon desde un principio con la intención de ayudar a la gente. Ver en mi día a día que muchas personas me abordan para preguntarme por este o aquel tema tecnológico me ha ido creando una inquietud a lo largo de los años. ¿De verdad está la gente tan perdida? Entiendo que mi pasión por la tecnología y por el periodismo no es compartida por la mayoría. Y al final, uno hace lo que le apasiona. O al menos lo intenta. Pero ya me estoy yendo por los cerros de Úbeda…

Como decía…

La idea era ayudar a la gente. Y en los últimos tiempos cada vez más padres están preocupados por lo que hacen sus hijos. El videojuego Fortnite ha llegado como un torbellino, arrasándolo todo a su paso. El WhatsApp se ha convertido en un hervidero de imágenes y vídeos pornográficos y las redes sociales, salvo contadas excepciones, son caldo de cultivo de bulos, noticias falsas e insanas apologías varias.

Y ojo, que nadie se confunda. Soy firme defensor de todo lo que estamos hablando. El Fortnite es uno de los videojuegos más divertidos, constructivos y sanotes al que he podido jugar. Y eso pese a que no juego nunca porque soy un paquete y cualquier chaval de 10 años me elimina a las primeras de cambio. WhatsApp me parece una aplicación de mensajería magnífica porque ha conseguido conectar a millones de personas en todo el mundo y las redes sociales… ¿Qué os puedo decir de las redes sociales, si lo único que me apena es no tener más tiempo para ellas?

Pero en los jóvenes la cosa es muy distinta. La falta de madurez, el desconocimiento y el exceso de tiempo libre –es normal, son chavales– les está llevando en algunos casos a hacer un uso excesivo de toda esa tecnología. En algunos casos, llegando a graves adicciones. Y la utilización es, a menudo, la menos apropiada. Vídeos porno de temática sadomaso o hentai circulan por el WhatsApp de críos de 8 años que han recibido de regalo de comunión su primer móvil. Algo está fallando. Y no es la tecnología en sí, sino su uso.

¿Y los padres?

Los padres, pobres, superados por la situación. Sé de buena tinta que en algunos casos es por desidia. Y lo entiendo, aunque no lo comparta. Llegas a casa cansado después de las maratonianas –y mal pagadas– jornadas de trabajo que el nuevo siglo nos ha dejado y no tienes muchas ganas de atender a la prole. ¿Qué mal puede haber en que jueguen un poco con la ‘tablet‘? ¿O con la ‘Play‘? «No pasa nada» se habrá dicho más de uno.

Lo que pasa es que no estamos educando a nuestros hijos. Lo están haciendo unas pantallas. Con el paso del tiempo, como con todo en esta vida, quien más ‘entrena’, es mejor. Y si tu hijo pasa muchas horas con una pantalla, sea la que sea, aprende a usarla. Y mucho. Pero tú, mal pagado y cansado padre –o madre, ojo– no has tenido tanto tiempo para ‘entrenar’ tus competencias digitales. Y ya estás perdido. Tu hijo sabe más que tú.

Si recuerdas, al principio comenté que los #EncuentrosTech se concibieron para ayudar a la gente con su vida digital. Y no cabe duda de que si hay un grupo de personas que necesita más ayuda que nadie es el de los responsables de los jóvenes. Padres, madres, tutores, profesores, tíos, abuelos… Es mucha gente. Y necesitan saber qué hacer y cómo hacerlo. Qué hacer para que tu hijo no esté todo el día con el móvil en la mano. Cómo conseguir que no pase tantas horas con los videojuegos. Qué y cómo…

La posible solución

Y eso vamos a hacer el próximo día 6 en nuestro #IIEncuentrosTech. Explicar el qué y el cómo. Pero aviso: no será un curso cómodo para muchos padres. Será crítico con ellos. Pero será eficaz. Y además partimos de un caso de éxito absoluto, en el que las pautas y herramientas usadas durante los últimos 14 años han hecho que mi hija adolescente no haya tenido ni tenga el más remoto problema con la tecnología. Y ya os digo que mi casa es como el Media Markt. Hasta el gato de escayola es digital. Pero yo siempre la he acompañado en el descubrimiento de las nuevas tecnologías. Incluso cuando me dijo que ella quería ser youtuber y lo probó en sus propias carnes… Ahora vuelve a querer ser veterinaria.

Los padres deberían acompañar a sus hijos en el uso y en el conocimiento de la tecnología

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.